terça-feira, 23 de novembro de 2010

Uma poesia de Octavio Paz

Octavio Paz surge en el escenario artístico como el renovador artístico de su época, mezclando en su obra el Surrealismo, y por consiguiente el onírico, el Existencialismo, y por consiguiente la discusión acerca de la vida humana.
CONVERSAR
Árbol adentro (1976-1987)

En un poema leo:
conversar es divino.
Pero los dioses no hablan:
hacen, deshacen mundos
mientras los hombres hablan.
Los dioses, sin palabras,
juegan juegos terribles.

El espíritu baja
y desata las lenguas
pero no habla palabras:
habla lumbre. El lenguaje,
por el dios encendido,
es una profecía
de llamas y un desplome
de sílabas quemadas:
ceniza sin sentido.

La palabra del hombre
es hija de la muerte.
Hablamos porque somos
mortales: las palabras
no son signos, son siglos.
Al decir lo que dicen
los nombres que decimos
dicen tiempo: nos dicen,
Somos nombres del tiempo.
Conversar es humano.
 
Derramaré Mí Espíritu Santo sobre todo el pueblo, y vuestros hijos e hijas profetizarán” (Actos de los Apóstolos,  2:17)
 

CONVERSAR

Tradução de Antonio Moura



Em um poema leio:
Conversar é divino.
Mas os deuses não falam:
fazem, desfazem mundos
enquanto os homens falam.
Os deuses, sem palavras,
jogam jogos terríveis.

O espírito baixa
e desata as línguas
mas não diz palavra:
diz luz. A linguagem
pelo deus acesa,
é uma profecia
de chamas e um desplume
de sílabas queimadas:
cinza sem sentido.

A palavra do homem
é filha da morte.
Falamos porque somos
mortais: as palavras
não são signos, são anos.
Ao dizer o que dizem
os nomes que dizemos
dizem tempo: nos dizem,
somos nomes do tempo.
Conversar é humano.

En esta poesía se percibe la tensión entre la tierra y el cielo, la instabilidad, la búsqueda por el sentido de la existencia.
El poeta empieza diciendo que “conversar es divino”, porque atribuye a los dioses la posibilidad que el hombre tiene de hablar con el otro. A los dioses les son dadas las responsabilidades por el poder conversar del hombre.
En la estrofa siguiente hay referencia a la parte bíblica. El poeta describe el momento en que el espíritu baja y hace con que los hombres de distintos idiomas se comprendan.
Derramaré Mí Espíritu Santo sobre todo el pueblo, y vuestros hijos e hijas profetizarán” (Actos de los Apóstolos,  2:17)
             En la última estrofa, Paz discute sobre la mortalidad del hombre frente los dioses. El poema dice que los hombres necesitan a la palabra para comunicarse, mientras los dioses no. En esta estrofa, Paz reafirma la intertextualidad con la Biblia, cuando la poesía dice que La palabra del hombre / es hija de la muerte significa que sólo después de la muerte de Jesucristo que él prometió enviarles a los hombres de la tierra el espíritu santo que les salvarían. Por lo tanto, la palabra del hombre es hija de la muerte de Jesús.
            Como los dioses no necesitan a las palabras, la poesía termina diciendo que Conversar es humano. Entonces,  si en el principio conversar es divino porque los  dioses se les dan eso a los hombres, en el fin conversar es humano porque sólo el hombre lo necesita.
             Hay también la posibilidad del análisis de la palabra como dádiva que Dios da a los hombres, y como el poeta la utiliza en su creación artística, sus versos son sagrados. Si “las palabras / no son signos, son siglos” y “los nombres que decimos / dicen tiempo”, entonces las palabras escriben la historia de los hombres, más que eso, “nos dicen”, escriben el propio hombre.
            Si “somos nombres del tiempo”, es tiempo (la Historia) que determina cuales nombres serán recordados.
            Podemos analizar, incluso, la cuestión de la linguística, por la cual el hombre se utiliza de la lengua para comunicarse, o sea, la lengua es que nombra las cosas tanto del mundo natural como del abstracto. 

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Páginas